Benchmarking

¿Qué es el benchmarking y como implementarlo en tu empresa?

Vivimos en un mundo en donde la competencia es enorme y en donde las empresas buscan ser las mejores y para ganar ventaja en el mercado han de compararse con lo mejor.

El benchmarking es un proceso de análisis de la competencia que ayuda a mejorar la estrategia de marketing en distintas áreas de nuestra empresa para sobresalir y diferenciarnos en el sector.

El benchmarking también conocido como “comparación referencial” es una de las prácticas de negocios más populares y efectivas, y no se limita a ningún área en específico, ni a un cierto tamaño de empresa. Es un proceso periódico mediante el cual se toman como referencias los productos, servicios o procesos de trabajo de empresas líderes, para compararlos con los de tu propia empresa y así poder mejorarlas y llevarlas a cabo.

En pocas palabras, esta herramienta consiste en hacer una comparación entre tu negocio y la competencia (tanto directa como indirecta).

Debes tomar en cuenta que no se trata de copiar lo que está haciendo tu competencia, por el contrario, consiste en aprender que están haciendo los líderes para poder implementarlo en tu empresa mejorarlos.

El benchmarking es innovar, mejorar y diferenciarte de tu competencia.

Si tomamos como referencia a aquellos que destacan en el área que queremos mejorar y estudiamos sus estrategias, métodos y técnicas para posteriormente mejorarlas y adaptarlas a nuestra empresa, conseguiremos alcanzar un nivel alto de competitividad.

TIPOS DE BENCHMARKING

Tipos de benchmarking.png

El benchmarking tiene diferentes tipos: el competitivo, interno y funcional. El objetivo principal es ayudar a los gerentes a que visualicen más allá de sus departamentos, sus organizaciones, hacia su competencia o hacia otros sectores en donde las compañías sean las mejores.

Competitivo

El benchmarking competitivo es el más habitual.

Busca medir los productos, servicios, procesos y funciones de los principales competidores para realizar una comparación con nuestra empresa y poder detectar y llevar a cabo mejoras que superen a la competencia.

Quizás sea el más complicado de llevar a cabo, debido a que, el análisis y el estudio se realizan sobre los principales competidores. Al considerarse tu competencia directa, en la gran mayoría de los casos no están interesados en colaborar.

Y obviamente en la recopilación de los datos necesarios se deberán emplear más recursos, y por lo tanto será mucho más costosa.

Interno

El benchmarking interno, como su nombre lo dice, se lleva a cabo dentro de la misma empresa. Las grandes empresas son las que suelen implementarlo, debido a que cuentan con diferentes departamentos o también con cadenas empresariales que están formados por varias empresas.

Se identifica al departamento o área que tiene mejores resultados y que funcione como un ejemplo a seguir para los demás.

Este es el más fácil de realizar y normalmente es el que menos recursos necesita para llevarlo a cabo, ya que toda la información se obtiene de la misma empresa.

Funcional

Por último, el benchmarking funcional usualmente es muy productivo, debido a que al no tratarse de competidores directas no existe un problema de confidencialidad y se suele ofrecer la información necesaria para el estudio.

Pasos para aplicar la estrategia de benchmarking

Para diseñar y hacer correctamente un proceso de benchmarking en tu empresa, recomiendo seguir los siguientes pasos.

  1. Identifica

Lo primero que hay que tener claro es en que producto o proceso la empresa muestra debilidad y es necesario mejorarlo. Define si el benchmarking será interno, externo o funcional, y establece los objetivos que quieres lograr con él. Un análisis FODA es muy útil para comenzar.

  1. ¿A quién vas a medir?

Averigua qué empresas son los que mejores prácticas tienen, cuáles son las que te inspiran y a cuál te gustaría parecerte. Una vez tomada la decisión puedes determinar si será una comparación con un departamento propio o con una empresa de dentro o fuera del sector.

Lo único que debes tener en cuenta es que esas empresas tengan buenos resultados en esas áreas que tú tienes como objetivo para mejorar.

  1. Recaba información

Recopila toda la información posible sobre dichas empresas y la metodología que aplican para alcanzar esos buenos resultados. Clasifícalos y haz lo mismo con tu empresa.

Previamente has tenido que escoger qué KPI´s vas a medir, esos que están acordes con tus objetivos descritos para mejorar.

  1. Analiza

Llego el momento de analizar toda la información recogida, compara esos puntos fuertes obtenidos de tus competidores con los tuyos.

Cruza datos y estudia la manera en la que puedes personalizarlos para conseguir tus objetivos.

  1. Fija objetivos

Fija los objetivos sobre las mejoras que quieres poner en marcha en tu empresa.

Recuerda que el principal objetivo del benchmarking es aplicar acciones de mejora para que tu compañía se posicione como líder.

  1. Marca los tiempos

Marca los tiempos en los que deben estar implementadas las mejoras.

Define un calendario en el que marques el ritmo al que crees conveniente ir aplicando los cambios decididos.

  1. Mide resultados

Finalmente, mide los resultados para ver si se están alcanzando los objetivos propuestos. Verifica como afectan estas modificaciones estructurales y determina en qué medida logras los objetivos marcados al inicio.

Por tal motivo, es importante que empieces ya un proceso de benchmarking en tu empresa, si aún no lo has hecho. Y si ya lo has definido, vas a poder repasar las etapas que has marcado para que las mejores.

Para terminar, recuerda que tu competencia no es tu enemiga. Al contrario, gracias a esas empresas, tú puedes mejorar y diferenciarte de ellos aplicando otra estrategia de marketing.

Conócelos, aprende, analiza y mejora. ¡El único beneficiado serás tú!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *